Miguel Rodriguez, nacio en Sevilla, para darnos todos sus sentimientos a traves de la pintura. Tan sutil es el dibujo que los grises ,en su tamiz,se antojan plata trazados de espiritu.Es en este el color de la memoria,Un lapiz calibrado celebrando la hermosura sin mas fondo que el blanco y su aliento,tan suave empañandola voz que susurra mientras hace del cuerpo desnudo un desnudo del alma.Que no le han quitado el suspiro por arrebato de todo color,sino dado toda la luz a estas imagines que se hermanan con oleo en el espejo del discurso,entre grises profundos hasta el blanco rozado.Porque todo cuanto cuentan estos cuadros son verdad atrapada en forma de recuerdo y son, en esencia otra vez,luz.Luz que escruta los gestos y las miradas como ventanas donde el pintor iniciapensamientos.Y asi las cosas y la piel se dejantentar y descubrir para ser contadas con emocion contenida en un recorrido por el interior de estancias y paisajes intuidos,de miradas parvulas,donde no caben sino certezas; hechos sin deriva que expresan lo que son sintiendo de cerca la hondura llegada a lo intimo, al instante inspirando trascendiendo hacia el misterio de la transparencia sin error ni enmiendaJ.Antonio Tinte licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid.

Soñando palabras

Tiempo en la luz

Soledad

Sola desde el silencio

Otoño

El secreto

Añoranza

Fuente: Miguel Rodriguez Nuñez

En artelibre

Anuncios