Jesus Nieto Pantoja, nace en Madrid, trabajó en editoriales de Madrid y Barcelona, ha realizado diversas exposiciones en distintas ciudades de España y Europa.

Obra del artista permanente en el fondo Galería Durán exposiciones de arte de Madrid.

Las sombras de los objetos sobre los muros desconchados de cualquier vieja calle de Madrid, la indolencia que inspira una tarde soleada cuando el astro rey agoniza en su persistente calentar las fachadas; el utensilio vulgar, carente de belleza o de interés para el viandante, la carretilla, el andamio, la ropa tendida o las cajas apiladas a la puerta trasera del bar… Motivos todos ensalzados por una paleta, la de Nieto Pantoja, que no escatima tiempo ni esfuerzo en recrear deleitando los más deslucidos rincones de nuestra ciudad. Comedido en su paleta pero enormemente cuidadoso a la hora de aplicar el toque de color preciso, Nieto Pantoja se instala en la acera para retratar al detalle la realidad urbana cotidiana e insignificante. En sus cuadros, una pátina de herrumbre y enfoscado añoso envuelve los espacios envejecidos, raídos, desgastados por el uso y el inefable paso del tiempo. Un tiempo detenido, un viaje a ese pasado cargado de añoranza, al cual nos trasladan los rincones más humildes y olvidados de un barrio lisboeta o madrileño. Hay soledad, silencio, misterio, y mucha nostalgia en cada una de las imágenes que como emblemas de otra época develan los fantasmas que habitan ese vetusto caserón con portalón, rejas en las ventanas y altos zócalos de granito llenos de cochambre, hoy condenado al descuido o al abandono.
Un estudio previo de perspectivas sencillas que van desde la visión frontal hasta el plano corto con puntos de vista bajo o elevado, hacen de estos espacios vaciados de humanidad, breves fragmentos de la vida. La anécdota, el dato trivial pero sin dudad importante para reconstruir los hechos, nos lleva a imaginar toda una vida anónima alrededor de cada espacio, de cada exterior que significa también la existencia de un interior habitado. Incitando así nuestra curiosidad hacia aquello que no se ve pero se intuye, invitándonos a recrear historias familiares, ambientes tan reales como lo son las cosas presentes en cada uno de estos cuadros. Estampas de ese entorno en el que Nieto Pantoja dedica en esta exposición lo mejor de sí mismo, su entusiasmo por la pintura.

EL PUNTO DE LAS ARTES. Mayo 2005

Autobus en gran via

Carboneria VI

Carretilla

Patio Interior

Carbonera IV

Silla en la playa

Fuente; Jesus Nieto Pantoja