Siguiendo con este fin de semana, que espero les guste y les llene de todo el arte que se merecen, otro artista fantastico,

Manuel Francisco Cienfuegos Rivera, nació el 23 de septiembre de 1965,

“Nací con el arte en la sangre, debido a mi pobreza tenía que participar en las labores del campo con mi cuerpo, pero sentía mi alma alimentarse de todas las formas que me rodeaban.

Por las noches solo un candil me acompañaba al dibujar. En la mañana una alforja y una palana era lo que tenía en la mano en lugar del pincel que era lo que yo soñaba.
Era callado y solitario, alimentaba mi espíritu de la belleza que me rodeaba en el campo donde nací, supe dibujar antes de aprender a escribir. Mi único pensamiento era “algún día seré un artista que plasme lo real”; mi verdadera escuela ha sido la naturaleza, cada cuadro lo viví, por eso soy AUTODIDACTA.
En Piura mi ciudad natal me propusieron colaborar con mi arte en el decorado interior de la iglesia “San Juan Bautista” de Catacaos. Motivado por la obra de Miguel Ángel en la “Capilla Sixtina” acepté sabiendo que mi obra quedaría para la posteridad. ”
“Cada vez que comienzo una obra siento mi pincel como una espada que va abriendo trocha en lo profundo de mi alma y a través de él miro como en un espejo mágico lo que voy plasmando en el lienzo y concluyo que “el arte” es el lenguaje del artista, la fuerza más poderosa es la paciencia y el amor al trabajo”.

INSPIRACIÓN:
Cuando comienzo cada obra, trato de plasmar en las frutas mínimos detalles llegando a la perfección de las mismas en un arranque de Híper-realismo nada fácil de conseguir y transmitirle al espectador si es posible hasta el aroma y sabor de las mismas.
Lo mismo sucede con mis otros temas ya que domino algunas otras tendencias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Manuel Francisco Cienfuegos Rivera

En Facebook